Todos pensaban que este perro lloraba la muerte de su amo, pero descubrieron algo detrás que sorprendió a todo el mundo

Durante la historia de la humanidad hemos podido conocer cuentos de aventuras que han llevado a cabo los seres humanos en compañía de animales, específicamente de los perros. Pues, como sabemos han sido sinónimo de gran lealtad y amor.

Los perros han estado en la vida de las personas desde épocas milenarias, acompañando a grandes batallas, sirviendo como compañías para la realeza e incluso siendo los primeros en llegar al espacio. No obstante, lo que más sorprende de los caninos es su gran capacidad de dar el todo por su compañero humano, sin pedir nada a cambio más que su amor.

A través de las redes sociales, hemos podido ver casos de perros que son héroes a la hora de salvar a uno de los miembros de su familia humana, nos hemos reído con sus gracias en los videos, pero hemos arrugado el corazón cuando se trata de un perro esperando a su dueño fallecido.

La historia de Capitan

capitan3

Hoy te diremos la historia que está conmocionando al mundo debido a que una vez más queda registrada la lealtad de un perro hacia su dueño. Esperemos que toque tu fibra emocional tanto como nos tocó a nosotros.

La historia tiene como protagonista a Capitán, un perro mestizo de pastor alemán que desde hace siete años hace vida en el cementerio donde está enterrado quien fuera en algún momento su compañero humano.

El dueño del perro, se encuentra descansado en el cementerio de Villa Carlos Paz, una ciudad de la provincia de Córdoba en pleno centro de Argentina. El canino todos los días aparece a las seis de la tarde en punto y se recuesta en la tumba de su dueño, hecho que ha sido de gran interés para la gente que incluso unos documentalistas franceses contaron su historia a través de su programa “30 Millons d’amis”, en Francia.

Originalmente, el perro llegó al cementerio justo en el 2007 detrás del rastro de su dueño fallecido. Por su parte, la familia del hombre comentó: “Nunca nadie pudo explicarse cómo llegó hasta allí. Es como si hubiese sabido leer la placa con el nombre de su amo”.

Una vez más queda registrado la fidelidad que pueden dar los caninos, que incluso no les importa la muerte.

Si te llegó al corazón, comparte la historia.

About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply