¿Te ha dado alguna vez un calambre nocturno en la pierna? Por qué ocurren y como detenerlos

Un calambre nocturno probablemente puede ser la peor cosa que a alguien le puede pasar mientras duerme, ya que la persona despierta desesperadamente para tratar de aliviar la intensa incomodidad generada por el músculo afectado. Sin embargo, lo peor no es esto sino que el músculo dependiendo de la duración del calambre puede quedar afectado por los siguientes días.

Un calambre es, cuando un musculo se contrae mal y termina montado sobre otro conjunto de fibras musculares. Puede ocurrir por muchas cosas, dentro de las cuales cabe destacar, déficit de vitaminas, enfermedades como anemia, y contracturas generadas por ejercicios mal realizados.

Lo irónico es que este tipo de calambre, siempre pasan mientras duermes, y la manera en que este te puede despertar es increíblemente eficaz pero drástica, ya que debido al dolor que este generará en tu cuerpo, va a provocar que te despiertes de un tirón por el desespero para poder calmar el dolor.

Dile adiós a los calambres de una buena vez

Una de las mejores formas de evitar este tipo de calambre, es evitar el estrés muscular, es decir, cuidando muy bien tu postura en el transcurso del día, y hacer estiramientos de vez en cuando.

El estiramiento puede ser una de las mejores herramientas para evitar a éste horrible mal, ya que al estirar el músculo estas liberando el estrés que se almacenaba en el.

Por lo que te sugerimos que si quieres liberarte de los molestos calambres, incluyas en tu dia a dia uno que otro ejercicio de estiramiento que involucre el músculo que constantemente se acalambra en las noches. De seguro verás resultados esa misma noche.

Las contracturas también se pueden deber a que estas deshidratado, por lo que procura mantenerte bien hidratado durante todo el día para evitar un despertar doloroso. Recuerda que el agua es buena para ti en todos los aspectos entonces no pierdes nada con intentarlo.

Si quieres algún consejo para el momento en que tengas el calambre, pues lo mejor es que estires el musculo apoyándote con tus manos. Siéntate y procura extender las piernas y agarrar las puntas de los pies. Hala tu pie hacia a ti y luego ponlos en puntillas. Hazlo varias veces y eliminaras la contractura.

About these ads
About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply