Se hartó de que las personas le orinaran la fachada de la casa, no creerás lo que hizo, y los castigó a todos de la mejor manera

¡Pobres tipos, no esperaban que el alivio de orinar se convirtiera en una verdadero balde de agua helada!

Todo hombre ha orinado en la calle alguna vez en su vida. El que dice que no, está mintiendo. Y es que, en promedio, las personas orinan alrededor de 7 veces al día. Entonces, si a ese dato duro le sumas que no SIEMPRE hay un baño cerca, ocurre que terminamos corriendo hacia una esquina y orinamos con cuánta fuerza y alivio podamos encontrar.

La verdad es que es una costumbre tan cotidiana que se ha hecho natural, sin embargo, eso no quiere decir que sea correcto. ¿Qué pasaría si de pronto las mujeres comenzaran a hacer de la misma forma que los hombres? ¿Pasaría igual de desapercibido? Seamos honesto, es obvio que no. Y honestamente, eso no es justo.

Ahora bien, la solución está en que los hombres seamos más ordenados y midamos nuestros tiempos. Esto está bien para un chico de tres años, pero para hombres de 20, 30, 40 o hasta 70, no es aceptable. Claro, la solución está en cada uno.

No obstante, un señor al que muchos peatones le orinaban la fachada de la casa, realmente se cansó de esperar a que las personas entendieran por la buena, e hizo lo que nunca nadie hubiera imaginado. Sí, puso una ducha e instaló una cámara con la que registro todo lo que pasaba.

En el video que ya suma miles de reproducciones en Youtube, se aprecia claramente cómo muchos hombres se aproximan hacia la entrada de la casa, que por lo cierto debe estar bien orinada, y comienzan a hacer una vez más. Entonces, de pronto, se activa la genial ducha.

About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply