Recorre el mundo para ir a todos los McDonald’s que existen

El ingeniero canadiense James McGowan es tan fanático de McDonald’s, que viajó a más de 50 países diferentes sólo para probar sus platos regionales. En los últimos cuatro años, ha plasmado en su blog Traveling McD’s la reseña de más de 300 platos del variado menú regional de la cadena de comida rápida.

James comenzó sus viajes de cata de McDonald’s en 2005, compartiendo fotos de cada comida con amigos y familiares, y publicó su primera crítica en octubre de 2011, cuando escribió acerca de un taro Oreo McFlurry que había probado en Macao. Desde entonces ha probado exóticas McDelicias de países como Rusia, Malasia, Tahití, Grecia, Alemania y Qatar. Curiosamente, no siempre tiene que esperar hasta que viaja a un país para degustar su menú de McD, algunos seguidores de su blog a veces le envían alimentos a Bangkok, donde reside actualmente.

Traveling-McDs3-600x657
Bubblegum McFizz (Singapur)

A través de los años McGowan ha probado varios artículos interesantes como creme brulee McFlurry en Singapur, hamburguesa de salmón teriyaki y arroz en Tailandia, pepitas de tofu en Japón, churros en Corea del Sur, y Poutine en Montreal. Al parecer disfrutó la mayoría, a excepción de algunos platos como el Aloha Heat, una hamburguesa de piña aderezada con un condimento de chile jalapeño que su cuñada le trajo de Hong Kong.

Traveling-McDs5-600x398
Mushroom Potato Soup (Filipinas)

McGowan también expresó su decepción con el pastel de lichi en Kuala Lumpur, dándole una calificación de cero estrellas. Tampoco le gustaron los McNuggets de pollo en Singapur, el pastel de atún en Udoni, Tailandia, o el Bubblegum McFizz de Singapore .

Traveling-McDs6-600x398
Seafood Balls (Taiwan)

Al ser contactados por el Wall Street Journal, el portavoz de McDonald’s se negó a comentar sobre las críticas negativas de McGowan. “Nos encanta tener fans de McDonald’s que disfrutan de la comida durante sus viajes por el mundo”, dijo.

Traveling-McDs2-600x398Chocolate Topping McFries (Japón)

McGowan escribe reseñas detalladas en el blog, asegurándose de añadir fotografías, recibos, y otra información útil, como el recuento de calorías. Aunque afirma que cerca de dos millones de personas han visitado su blog, genera un ingreso muy pequeño, apenas suficiente para cubrir el costo de una comida al mes. Se paga por los viajes de su propio bolsillo, haciendo el mejor uso de millas de viajero frecuente. También trata de programar escalas más largas cuando está viajando por trabajo, para poder salir del aeropuerto a comer en el McDonald’s más cercano.

Te puede interesar

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply