Niña de la catedral de Guadalajara que murió hace 300 años abre los ojos frente a esta camara

La muerte es uno de los hechos más tristes por los que puede pasar una persona, ya que se trata de enfrentar la desaparición física de aquella persona que durante algún tiempo formo parte de la vida de muchas otras que aún continúan su camino en la tierra, en el especial de hoy te hablaremos de una de las muertes más dolorosas que puede enfrentar una persona.

Uno de los acontecimientos más difíciles de enfrentar para una persona es la muerte de un niño, sobre todo sí esta fue producto de la violencia, como lo fue el caso de Inocencia, una niña oriunda de México la cual soñaba con hacer su primera comunión al igual que sus compañeros de clase, pero esta idea no era muy del agrado de su padre por lo que cada vez que esta le mencionaba su deseo de formar parte de este sacramento de la religión católica, este la golpeaba e infringía castigos muy severos para hacerla desistir de la idea.

Un día Inocencia al salir de regreso a su casa después de las actividades escolares, escuchó en un lugar cercano como varios niños cantaban y reían, al acercarse se percató que se trataba del curso preparatorio para la primera comunión de varios niños por lo que la niña desde afuera decidió presenciar el curso, hasta que un día la monja encargada del mismo la descubre y la invita a formar parte del mismo y días más tarde logró hacer el sacramento con ayuda de las monjas de la localidad quienes le consiguieron un hermoso vestido blanco.

La muerte de Inocencia

Inocencia luego de terminar el acto de su primera comunión corrió a su casa a compartir la experiencia con su padre, el cual al enterarse se llenó de ira y su primera reacción fue clavarle en el pecho un cuchillo que tenía en la mano, dándole muerte a su propia hija, al darse cuenta el hombre corrió despavorido gritando sin parar, al percatarse de la situación los vecinos de la zona acudieron al rescate de la niña pero ya era muy tarde, por lo que decidieron llevarla a la catedral donde minutos antes había hecho su primera comunión.

Desde ese día el cuerpo de Inocencia se encuentra en la Catedral de Guadalajara, México, donde reposa en un féretro transparente a la vista de todos sus visitantes, y esto se debe gracias a que el cuerpo de la niña fue cubierto de cera para conservarlo por más de 300 años, pero recientemente uno de los visitantes mostró un vídeo donde se puede ver como los ojos de Santa Inocencia se abren y cierran de una manera realmente escalofriante. A continuación te presentamos el impactante vídeo que lo demuestra.

About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply