Las 7 cosas mas asquerosas encontradas en comida de McDonalds

Luego de conocerse el caso de la cola de ratón en una pieza de pollo de la cadena de comida rápida en KFC salieron a flote otros casos similares que acontecieron durante los últimos años en distintas partes del mundo. Desde un clavo en un pan hasta una cabeza de pollo frita entre un paquete de alitas.

A continuación les dejo con los 7 objetos más extraños que se han encontrado en productos de la gran M y que a nadie le gustaría encontrarse en su plato:

Parche curita en las papas fritas

fries-300x225

En el 2005, Lauren Coleman, estudiante en la Universidad de Illinois, recibió una inesperada orden extra junto a sus papas fritas en el local de Illini Union. En el momento que se aprestaba a comer, se encontró con un parche curita usado entremedio de sus papas. Comprensible mente en shock y molesta, fue a reclamarle al jefe de local, quien tuvo la prestancia para darle a Coleman un nuevo plato y devolverle su dinero. Acto seguido el dueño del parche aparece y se disculpa con la estudiante diciéndole “lo siento, es mi parche”. Coleman, quien finalmente decidió no tomar acciones contra McDonald’s dijo: “El McDonald’s en campus no tiene clase ni es limpio, pero es el único en el campus… pedir ahí es correr el riesgo” y bueno, ya se vieron los resultados.

Clavo en hamburguesa

a0a

Esta vez un clavo no saca otro clavo, como establece el dicho popular, sino que casi le saca los dientes a Yusuf Bercil, de 47 años, en Hisingen, a las afueras de Gotenburgo en Suecia. Yusuf inocentemente compró una hamburguesa en McDonald’s, y a la primera mordida se encontró con un clavo metido entre diente y encía. “Intenté sacarlo pero terminé vomitando. ¿Que hubiese pasado si uno de mis hijos hubiese comido de esa hamburguesa?” El personal no tuvo explicación para cómo llegó el clavo ahí. “Empezamos una investigación e informamos a nuestros proveedores, sólo podemos pedir disculpas” dijo el jefe de local, Axel Gustafsson. Bercil, por otra parte, quedó con miedo a la comida rápida después del incidente ocurrido en 2010.

Chicle en hamburguesa extra grande

mac-donals-chicle-mascado-dentro-de-la-mas-asquerosa-hamburguesa

El 2007, en Vancouver, Canadá, Max Ipinza mordio su hamburguesa Big Xtra y no saboreó carne sino menta. Inmediatamente al darse cuenta que su hamburguesa contenía chicle, la escupió y luego tuvo que irse al hospital sintiéndose muy enfermo y preocupado por riesgo de hepatitis. Él cree que alguien puso el chicle intencionalmente en su hamburguesa. McDonald’s Canadá dijo que la compañía había empezado una investigación a fondo por la denuncia de Ipinza con la colaboración de personeros de salud. Ahora Ipinza se prepara su propia comida para llevar al trabajo.

Condón en las papas fritas

condom

Se me viene a la mente otra frase típica con esta situación. Una niña de 7 años en Fribourg, Suiza el 2009, abrió su “Cajita Feliz” y al empezar a sacar papas se encuentra nada menos que con un condón. La madre enojada llamó de inmediato a la policía, que en este caso lanzó una investigación al respecto para obtener detalles de cómo llegó eso ahí. El preservativo fue llevado al laboratorio forense para ver si suponía un riesgo para la salud. Al momento de lo ocurrido, McDonald’s declinó hacer comentarios.

Ratón en ensalada

dead-rat-600x449

Ordenar una ensalda en McDonald’s es uno de los nobles actos de respeto por ti mismo que te hacen sentir mejor contigo mismo. Sin embargo, esto estuvo lejos de ser así el 2006 cuando el entrenador de futbol Todd Haley — en aquél entonces asistente del técnico de los Dallas Cowboys — se llevó a casa una ensalada para su esposa y la empleada de la casa. Después de haberse comido la mitad de la “opción saludable”, las dos mujeres encontraron un elemento extra entre las hojas de lechuga que de saludable tenía bien poco. Un ratón muerto, de al menos unos 15 centímetros. El descubrimiento los dejó con el miedo de haber contraído una enfermedad. Después de que uno de los jefes del McDonald’s texano acudiera a investigar y – de acuerdo a la familia – “no ofreciera ninguna comodidad”, Haley puso una demanda contra la cadena por 1.7 millones de dólares por daños y perjuicios. El caso finalmente se resolvió antes del juicio por una cifra que se desconoce.

Larvas en Big Mac

descarga

En marzo de 2011, Leigh Savage de Melbourne, Australia, abrió su Big Mac para revisar que los pickles extra que pidió estuvieran dentro. Estaban, pero para su horror, había al menos unas 30 larvas arrastrándose en la hamburgesa. McDonald’s quiso examinar la hamburguesa en un laboratorio para dilucidar cómo las larvas llegaron ahí. Savage, quien reportó además el incidente a la policía, sólo quería un reembolso y una disculpa. Ya que su decisión estaba tomada y no volvdería a comer ahí. Se sumó al club de los que no les encanta todo esto.

Cabeza de pollo entre las alitas

164

Número uno en nuestra lista de productos extraños. Es una historia que llamó mucho la atención a principios del 2000 cuando apareció por primera vez y tuvo cobertura en varios programas de TV. Además fue sujeto de numerosa correspondencia. La historia es así: Katherine Ortega, de Virginia madre de dos hijos, compró unas alitas de pollo en un local de McDonald’s. Mientras servía el pollo a los niños, se dio cuenta que una de las piezas tenía un aspecto extraño. Viendo más de cerca, se dio cuenta que era una cabeza de pollo, intacta y freída, lista para ser comida. Algunas dudas surgieron respecto a la historia de Ortega, especialmente el porqué fue a la televisión antes de poner un reclamo o dencunciar a McDonald’s. Además, en la última década, la historia se transformó en una suerte de leyenda, con distintos hechos orbitando alrededor de la historia de la cabeza de pollo. Cual sea la verdad, en el momento, Ortega le dijo a los periodistas: “Probablemente de ahora en adelante cocine sólo en casa.” Como sea, no es muy apetitoso.

About these ads
About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply