La desgarradora carta de un niño de 7 años a sus padres antes de que éstos lo dejaran morir solo

“Queridos mamá y papá, estoy triste porque soy feo, desagradable y estúpido, lo siento porque no pudiste amarme”.

Esta es la historia sobre un pequeño de 7 años que tenía un gran corazón. Se llamaba Iván y durante su corta vida fue maltratado por sus padres y compañeros de escuela. Pero no se trata sólo de él, sino de los millones de niños que son abusados en todo el mundo.

Esta historia es ficticia, pero el mensaje que entrega nos deja con un nudo en la garganta. Como Iván, hay mucho niños que más están sufriendo, no permitamos que este relato quede en el olvido.

Mi nombre es Iván y tengo 7 años. Amo a mi mamá y papá, pero también tengo mucho miedo de ellos. A menudo me golpean y no entiendo por qué.

Esta mañana me desperté y fui a la escuela. Soy un buen estudiante y mi profesor me quiere.

Me gustan todos mis compañeros de clase también, pero no tengo amigos. Es por eso que normalmente me quedo en la sala durante los recreos porque nadie quiere jugar conmigo. Traté de hacer amistad con los otros niños, pero me rechazaron y me dijeron que era repugnante.

Se ríen de mí porque llevo los mismos jeans gastados, camiseta y zapatos rotos todos los días.

Un día después de la escuela entré en el cuarto de los abrigos y robé una chaqueta que había estado colgada allí durante mucho tiempo, nadie parecía estar buscándola. Entonces me fui a casa solo, a pesar de la tormenta de nieve. Estaba temblando de frío y era difícil caminar contra el fuerte viento. De repente alguien me empujó hacia delante, me caí en la nieve y alguien presionó mi cara en ella. Entonces dijeron:

“¡A nadie le caes bien, idiota!”.

Me dieron patadas en la espalda y en el estómago, luego se escaparon y me dejaron en la nieve fría.

Lloré. No porque hiciera frío o estuviera herido, lloré porque no tenía un solo amigo, aunque me gustara todo el mundo.

Tan pronto como llegué a casa, mi madre corrió y me agarró por el pelo.

“¿Dónde has estado? ¿Por qué estás tan húmedo y sucio? Niño asqueroso, no hay cena para ti, ve a tu habitación y quédate allí”.

Hice lo que mi madre me dijo, entré en mi habitación y no salí hasta el día siguiente, aunque tenía mucha hambre y moría de frío.

Mis notas empeoraban y cada vez que les informaban a mis padres, mi papá me golpeaba fuerte. Una vez me golpeó tan fuerte que perdí la movilidad en mi dedo índice y todos los niños se rieron de mí por ello.

Pasó el tiempo y un día tuve mucho dolor en mi pecho.

A mamá y a papá no les importaba que estuviera herido. Por la noche me acosté en mi cama y sólo quería una cosa, deseaba que no me doliera más porque no quería molestar a mis padres. Los amo tanto, realmente los amo.

Al día siguiente en la escuela nos encargaron dibujar nuestro sueño más grande. Los otros niños pintaron coches, cohetes y bonitas muñecas. Yo no.

No porque no me gusten esas cosas, sino porque lo que más deseaba era una madre y un papá cariñosos, así que pinté una familia: una madre, un padre y su hijo. Jugaban juegos y todo el mundo estaba feliz. Mientras pintaba, lloraba en silencio. Me encantaría tener una mamá y papá que me amaran.

Cuando fue mi turno de mostrar mi pintura para la clase, todos se rieron de mí. Me paré frente a ellos y les expliqué:

“Mi sueño más grande es una familia”.

Las risas se hicieron más fuertes. Comencé a llorar y dije:

“¡Por favor no se rían de mí, este es mi sueño más grande! Pueden golpearme, pueden odiarme, pero les ruego, por favor no se ríen de mí.

Quiero padres como lo que tú tienes, que me abracen y rían conmigo, que me recojan después de la escuela y estén felices de verme. Sé que soy feo y débil, sé que tengo un dedo torcido, pero por favor no se rían de mí. ”

El profesor trató de limpiar mis lágrimas, creo que algunos niños me entendieron, pero muchos siguieron riendo.

Un día, cuando recibí una prueba de nuevo, inmediatamente vi que tenía un mal resultado. Sabía que mi madre estaría muy molesta.

Tenía miedo de irme a casa, pero no tenía otro lugar para ir. Caminé lentamente porque no quería llegar. Mi madre se puso furiosa.

Me agarró y me tiró al suelo, me golpeé la pierna con fuerza en una silla.

Luego me golpeó en la cabeza dos veces. Me quedé allí porque no pude levantarme. Realmente me dolió, pero mamá me dejó allí en el suelo.

Cuando ella regresó me dijo que limpiara el desorden, de lo contrario, cuando llegara papá, el me golpearía de nuevo. Le supliqué a mamá que no lo dijera nada, pero cuando levanté la vista, vi que él ya estaba en la puerta.

Cuando mamá le habló de la prueba, me levantó del suelo, me sacudió y me golpeó la cara.

Entonces no recuerdo nada. Me desperté en el hospital. Miré mi mano, no pude mover ninguno de mis cinco dedos. Miré por la ventana y lloré.

Afuera, vi a los padres jugando con sus hijos al fútbol y abrazándose.

¿Sabes por qué lloré?

No sé cómo se siente un abrazo de mi mamá. Mis padres sólo me golpean, pero los amo de todos modos. Siempre he dado lo mejor de mi, he sido bueno en la escuela, pero aún así no les agrado.

De repente, tuve dolor en mi pecho otra vez. Le dije a mi madre, pero a ella no le importó. Después de un tiempo, tuve que ir al hospital de nuevo, nadie vino a verme.

El doctor le dijo que mamá y papá que tendrían que venir al día siguiente, pero no lo hicieron. Esperé y esperé, pero nadie vino. Amo a mis padres de todos modos.

Dos días más tarde, Iván murió en el hospital. En su mano los médicos encontraron una carta que no había escrito claramente.

“Querida mamá y papá, estoy triste porque soy feo, desagradable y estúpido, lo siento porque no pudiste amarme”.

Nunca quise molestarte. Todo lo que quería era recibir un abrazo tuyo, escuchar que me amas aunque sea una vez. Papá, solo quería que jugaras conmigo, me tomaras de la mano para dar un paseo o cantar juntos. Sé que soy una vergüenza para ustedes.

Entonces el corazón de Iván se detuvo.

Todos los niños tienen derecho a ser amados, el abuso infantil aún es muy común, sucede a cada hora, a cada minuto, a cada segundo y en todos los países, regiones…en todos lados.

Este relato fue escrito originalmente en ruso, pero fue creado para crear conciencia del doloroso momento que pasan algunos niños.

Te puede interesar

Comments