Impactante: Estos son los beneficios de poner un diente de ajo bajo la almohada

Ya en la Antigua Grecia, Hipócrates, físico y padre de la medicina, solía recetar ajo para tratar diversas enfermedades. Hoy en día, la ciencia moderna ha corroborado muchos de los beneficios de este “superalimento”.

El ajo es una planta perteneciente a la familia Allium (cebolla) y está estrechamente relacionada con las cebollas, los chalotes y los puerros.

Crece en muchas partes del mundo y es un ingrediente popular en la cocina debido a su fuerte olor y delicioso sabor.

Sin embargo, a lo largo de la historia, el ajo se ha usado principalmente por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud.

Su uso fue bien documentado por todas la grandes civilizaciones, entre las que se incluyen los egipcios, los babilonios, los griegos, los romanos y los chinos.

La “cabeza” entera recibe el nombre de bulbo de ajo, mientras que a cada segmento se le llama diente. Aproximadamente, hay 10-20 dientes en un solo bulbo de ajo.

La mayoría de los efectos que aporta a la salud se deben a uno de los compuestos de azufre que se forma cuando se pica, machaca o se mastica un diente de ajo. Este compuesto es conocido como alicina y es el responsable del distintivo olor del ajo.

La alicina entra en el cuerpo a través del aparato digestivo y viaja por todo el cuerpo, donde emplea sus potentes efectos biológicos.

Resumiendo: el ajo es una planta de la familia de las cebollas, cultivado por sus propiedades culinarias y efectos saludables. Es rico en un compuesto de azufre llamado alicina, del que se cree es el responsable de todos los beneficios que aporta a nuestra salud.

Principales beneficios del ajo

Aunque no se puede considerar como un ingrediente milagroso para el organismo, muchos de sus efectos lo han posicionado como uno de los mejores “superalimentos” que se pueden añadir a la dieta.

Por su composición es un buen complemento para aliviar varios tipos de infecciones, trastornos metabólicos y problemas del sistema respiratorio.

De hecho, dado que contiene antioxidantes y sustancias antiinflamatorias, es un gran aliado de la salud cardiovascular.

Su consumo mejora la elasticidad de las arterias, disminuye el exceso de colesterol y regula los niveles de presión arterial.

También mejora el riego sanguíneo hacia cada una de las células del cuerpo y contribuye a prevenir el envejecimiento prematuro.

Se le atribuyen cualidades bactericidas y antisépticas que podrían funcionar incluso mejor que ciertos antibióticos sintéticos.

Es un diurético natural que combate la retención de líquidos y el exceso de inflamación de los tejidos.

Además, está comprobado que quienes lo incluyen dentro de un plan de alimentación saludable logran reducir más peso en comparación con los que no lo comen.

¿Por qué poner un diente de ajo debajo de la almohada?
Tras conocer las bondades de consumir más ajo, nos centraremos en explicar una sencilla terapia que consiste en ponerlo debajo de la almohada cada noche.

Este antiguo secreto de las abuelas se utiliza para promover un sueño saludable y profundo, en especial en las personas que están teniendo dificultades para dormir.

Los compuestos sulfurosos del ajo se extienden junto con su olor y ejercen un efecto calmante que ayuda a mejorar la calidad de sueño.

En las culturas antiguas se pensaba que podía proteger a las personas de los malos espíritus pero, en realidad, la sensación de seguridad que brinda se debe a su concentración de zinc.

Pese a que al principio es difícil acostumbrarse al olor, con el paso de los días no representará un problema y se convertirá en la mejor solución para el insomnio.

Por si fuera poco, también tiene efectos positivos sobre el rendimiento físico al día siguiente, dado que ayuda a renovar las energías para asumir mejor la jornada.

En este sentido se recomienda complementar esta terapia con el consumo de, por lo menos, un diente en ayunas, ya sea solo o con limón.

Tratamiento natural con ajo para dormir mejor

Otra interesante manera de aprovechar los beneficios del ajo para dormir consiste en preparar una bebida natural con propiedades relajantes.

Ingredientes

  • 1 vaso de leche (200 ml)
  • 1 diente de ajo triturado
  • 1 cucharadita de miel de abejas (7,5 g)

Instrucciones

  • Vierte la leche en una olla, agrégale el ajo triturado y déjalo hervir durante tres minutos.
  • Pasado este tiempo, espera a que repose, agrégale la miel y consúmelo.
  • Lo idóneo es ingerirlo unos 30 minutos antes de ir a la cama para conseguir óptimos resultados.

En conclusión, además de ser uno de los mejores condimentos, el ajo es un aliado para la salud y los continuos problemas de sueño.

Se puede aprovechar de múltiples formas, pero resulta interesante probarlo en terapias alternativas como la aquí propuesta.

 

About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply