Hombre dejó a su amante embarazada, pero jamás pensaría la sorpresa que le dio la vida

Hay una canción que tiene una frase muy famosa que dice: “La vida te da sorpresas”, esto es algo que se aplica mucho a las relaciones de pareja; no todas son perfectas, hay unas que están rodeadas de desengaño, infidelidad y egoísmo por parte de alguna de las dos personas involucradas.

Cuando una persona es casada y fija los ojos en otra persona que no sea su pareja formal, comienza una montaña rusa de sentimientos, es la adrenalina, el gusto por lo prohibido y en algunos casos la culpa; pero cuando entre tanta pasión llega la posibilidad de un bebé todo se descontrola, mucho más si por ningún motivo quieres arruinar tu matrimonio y tu imagen frente a la gente, pero ¿Cómo queda la amante embarazada con todo el problema?

Millones de historias hay de este tipo de hechos, existen hombres que por lo menos se hacen responsables de  sus hijos aunque no le den presencia en su vida, y otros simplemente desaparecen del mapa.

Una historia con un gran final

feat-80-768x401

Hoy te diremos la historia de un hombre que dejó su relación con su amante italiana porque ella le confesó estar embarazada, sin embargó él asumió la responsabilidad como padre, pero nunca imaginó el final tan inesperado que tendría.

El hombre no iba a permitir que nada dañara su reputación y mucho menos el matrimonio, por lo que le pidió a la chica que regresara a Italia para que el bebé pudiera nacer, además acordó que le daría mucho dinero y una manutención cada mes hasta que el pequeño cumpliera los 18 años de edad.

La italiana no le quedó más que aceptar, pero le quedó la duda de cómo sabría el nacimiento del bebé; entonces el hombre le dijo que le enviara una carta escribiendo la palabra clave «Espaguetti» , quedaron así y ella se marchó.

Luego de los 9 meses, el hombre llegó un día a su casa cuando su mujer lo esperaba sorprendida y le dijo:

“Cariño, hoy nos llegó una tarjeta bien extraña.

¿En serio? Déjame verla, le respondió. “

A medida que él fue leyendo la tarjeta, fue sintiendo las piernas temblando, hasta que se puso pálido y se desmayó, quedando la nota tendida en el suelo. La nota decía:

«Espaguetti, espaguetti, espaguetti, espaguetti, espaguetti. Tres con albóndigas, dos sencillos. Solicito que me envíes más salsa».

About these ads
About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply