Hombre alérgico a la radiación electromagnética lo que le sucede cuando toca un celular es impactante

Per Segerbäck, de 54 años, era un ingeniero de telecomunicaciones, pero ahora vive en una modesta casa situada en una reserva natural, a unos 120 km de Estocolmo, Suecia. Al vivir en tal aislamiento, sus vecinos son lobos, alces y osos que deambulan libremente en su patio.

La compañía humana es relativamente limitada, pues sufre de una condición que lo deja físicamente enfermo debido a la tecnología. Vive casi sin electricidad y los fotógrafos que quieren registrar sus imágenes tienen que hacerlo a través del video y el uso de la luz del día para evitar la activación de su hipersensibilidad, de acuerdo con la revista Popular Science.

Cierta vez, mientras caminaba por los alrededores, se cruzó con algunas personas. Durante la charla, el teléfono de uno de ellos lo tocó, causándole un ataque repentino de náuseas y dejándolo inconsciente en cuestión de segundos.

El hombre sufre de una rara condición llamada electro – hipersensibilidad (EHS), lo que significa que tiene reacciones físicas graves cuando se expone a la radiación electromagnética producida por las tecnologías comunes: computadoras, televisores y teléfonos móviles. Los síntomas varían desde el ardor, sensación de hormigueo en la piel, mareos, náuseas o dolores de cabeza hasta trastornos del sueño y pérdida de la memoria. En casos extremos, como el suyo, se reportan problemas respiratorios, palpitaciones del corazón y pérdida de la conciencia.

Cuando se desempeñaba como ingeniero de telecomunicaciones, Segerbäck trabajó para Ellemtel, una división de la compañía sueca Ericsson, por más de 20 años. Era el responsable de dirigir un grupo de ingenieros que diseñaban circuitos integrados avanzados para prototipos de sistemas de comunicaciones. Solía utilizar equipos de última generación a los que sólo el personal militar sueco tenía acceso. Como resultado, era constantemente bañado por radiación no ionizante.

Sintió los primeros síntomas a finales de 1980 y casi todos los miembros del grupo de trabajo también informaron cosas similares, aunque su caso ha sido el más grave.

Ahora incluso un teléfono en uso, haciendo, recibiendo llamadas o incluso en busca de señal –que ofrece los más altos niveles de radiación– puede tener un efecto negativo sobre el sueco, así como el radar de aeronaves que vuelan cerca puede afectarlo. Él cree que su antiguo trabajo puede haber sido responsable de su condición.

Los campos electromagnéticos (CEM) son inevitables y estamos constantemente expuestos a ellos, sobre todo a las formas de radiación de frecuencia extremadamente bajas (ELF), derivadas de los electrodomésticos y teléfonos móviles, que operan en la banda de espectro de radio, junto con los radares y el radio FM.

Suecia es el único país que reconoce la EHS como un comportamiento funcional. El caso Segerbäck fue importante para la creación de políticas para tratar la condición. Alrededor del 3% de la población sueca (o 250.000 personas) sufre la enfermedad, de acuerdo con las estadísticas del gobierno local. Así, los diagnosticados tienen derechos similares a los servicios sociales ofrecidos a ciegos y sordos. Las autoridades incluso pagan para que sus casas para sean “higienizadas” o protegidas contra la radiación, de ser necesario.

About these ads
About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply