Fue violada y decidio hacer justicia mandando a matar a su agresor ahora es condenadas a seis años de cárcel

Una psicóloga mexicana fue condenada el viernes a seis años de cárcel por el asesinato de su supuesto violador en 1995 en Santa Ana, California, cuando era una estudiante universitaria.

Norma Patricia Esparza, de 41 años, se declaró en 2014 culpable de homicidio no premeditado deGonzalo Ramírez, quien según ella la violó, en un caso en el que otras tres personas fueron condenados por la fatal venganza que habría incitado la mujer.

“Ella acordó cooperar y declararse culpable porque no quería correr el riesgo de ir a juicio y perder la oportunidad de criar a su hija de 7 años”, dijo su abogado defensor, Jack Earley.

Esparza y Ramírez se conocieron en marzo de 1995 en un bar de Santa Ana. Esa noche, el hombre la acompañó de regreso a su dormitorio en la Universidad de Pomona, donde supuestamente habría abusado de ella.

La estudiante le habría contado a su novio, Gianni Van, lo que ocurrió y un mes después, ambos junto a otras tres personas esperaron a Ramírez fuera del bar y lo siguieron para secuestrarlo y llevarlo a un taller mecánico, donde fue golpeado y acuchillado.

El cuerpo de la víctima apareció en un paraje abandonado.

Según el testimonio de Esparza, ella fue obligada a ver la tortura que sufrió la víctima. “Sólo sabía que esta gente era peligrosa y tenía que quedarme callada”, dijo.

En medio de la investigación policiaca, supuestamente Van convenció a la mexicana de casarse con él para así evitar que declarara en su contra.

El caso quedó sin resolver por más de una década y años después Esparza se separó de Van, obtuvo su doctorado en psicología, se convirtió en una prestigiosa profesora, se casó nuevamente con un activista defensor de los derechos humanos y se fueron a vivir en Francia.

En 2012, cuando la mexicana, oriunda de Aguas Calientes, regresó de vacaciones a Estados Unidos fue detenida y procesada por la muerte de Ramírez.

El caso atrajo la atención de activistas que luchan en contra de los abusos en los campus universitarios quienes protestaron argumentando que se estaba mandando un mensaje equivocado a las víctimas de abuso.

A pesar de todo, la fiscalía aseguró que Esparza era pieza clave para aclarar el homicidio.

Tras dos años alegando su inocencia, Esparza logró un acuerdo para declarar en contra de Van, quien confesó su crimen para evitar la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

El sospechoso fue condenado a 25 años de prisión el año pasado.

Los otros dos acusados fueron sentenciados a 25 años y cuatro años de cárcel, mientras la otra persona sospechosa de haber participado en el ataque murió el año pasado en un enfrentamiento con la policía.

Al salir de la audiencia, el fiscal del condado de Orange, Mike Murray, dijo que estaba decepcionado que los acusados no hubieran aceptado que eran asesinos y evadieron su responsabilidad.

Esparza, cuya familia sigue viviendo en Francia, ya ha cumplido casi cuatro años de su condena y podrá salir en libertad de aquí dos años.

About these ads
About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply