Esta mujer fue condenada a 51 años de prisión, entrego a su hija de 11 años a que la violaran a cambio de heroína

Un tribunal del condado de Hamilton (Ohio, Estados Unidos) ha condenado a una mujer a 51 años de prisión por haber cometido un siniestro delito.

April Corcoran, de 32 años de edad, ha sido hallada culpable de financiar su adicción a la heroína entregando a su hija de 11 años a su traficante de drogas, quien con el consentimiento materno la violaba y grababa la agresión.

El traficante grababa los abusos a la menor a modo de recuerdo y como prefería víctimas más jóvenes, April disfrazaba a su hija para dale una apariencia más infantil.

Shandell Willingham, de 40 años de edad, vendedor de droga.descarga-4

Además, la madre tenía por costumbre ‘premiar’ a la niña después de cada violación con una dosis de heroína, y aunque la menor no quería drogarse, era obligada a hacerlo.

Ella no tenía los medios ni el dinero para comprar heroína, así que ofreció a su hija a cambio”, explicó la fiscal Katie Pridemore, durante el juicio. También agregó que ser drogada le causaba vómitos a la menor.

Sylvia Corcoran, madre de April Corcoran y abuela de la menor, vio uno de los videos grabados por Shandell Willingham: “Escuché su voz. Fue horrible, realmente horrible. ¿Cómo pudo hacerle esto? No sé si mi nieta volverá a tener una vida normal”, comentó a la cadena local WLWT.

Durante el juicio, la madre no mostró ningún tipo de arrepentimiento y se declaró culpable. El juez que instruía el caso afirmó que era el peor delito al que se había enfrentado.

La mujer se declaró culpable de múltiples cargos, entre ellos complicidad en la violación, tráfico humano y poner en riesgo la vida de un menor. El presunto traficante y violador, Shandell Willingham, de 42 años, también se enfrenta a los mismos cargos y será juzgado en una audiencia programada para agosto próximo.

img_djuarez_20160721-084205_imagenes_lv_otras_fuentes_madre_drogadicta-k4NG-U403369351038PwF-992x558@LaVanguardia-Web

Los hechos se descubrieron en junio de 2014, cuando la pequeña se fue a vivir con su padre, al que confesó todo lo que había sufrido.

“Puedo decir sinceramente que, en tres años y medio que llevo sentada aquí, esta es la peor cosa que se ha presentado en este tribunal”, afirmó la jueza. Al leer la sentencia la magistrada dijo que no tendría piedad con Corcoran, quien no ha mostrado “ningún tipo de misericordia y nunca ofreció una disculpa a su hija”, a quien se “ha hecho un terrible daño”.

“Todos sabemos lo que causan las drogas. Pero, que usted, como madre, ofrezca así a su hija es algo incomprensible”, comentó Pridemore y añadió: “Ella merece morir en prisión”, según información del sitio “The Huffington Post”.

La custodia de la menor, que ahora tiene 13 años, ha pasado a su padre, y está en permanente tratamiento médico y psicológico, e incluso en ocasiones ha pensado en suicidarse.

About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply