Enjuaga tu boca por un minuto con esta mezcla y elimina el sarro y la placa acumulada de tus dientes

La boca es una de las parte más importantes de nuestro cuerpo, en ella debemos de tener mucho cuidado y debemos mantener una buena higiene, cepillándonos a diario y después de cada comida, los dientes son muy delicados porque no todos tenemos la misma salud y la misma dentadura. Muchas personas se desesperan tomando en internet recetas caseras lo cual no muchas sean asertivas, siempre y cuando se debe tomar en cuenta la opinión de nuestro dentista. Te presentaremos una receta casera que puedes emplear en cualquier momento, cada vez que termines de comer es una buena receta que te limpiará inmediato.

Los ingredientes son los que debes tener en tu hogar, son los primordiales a la hora de asearnos, necesitarás: sal, bicarbonato de sodio, una taza de vidrio, enjuague bucal, agua, tu cepillo de dientes de uso normal, agua oxigenada, un pedazo de algodón.

El procedimiento es el siguiente: en una taza agrega ½ bicarbonato de sodio y ½ de sal junto con el agua, agarra tu cepillo de dientes y sumérgelo hasta que humedezca entero, cepíllate con fuerza hasta que vayas sintiendo que toda la suciedad se va aflojando.

También puedes utilizar la siguiente mezcla, ½ de agua oxigenada junto con ½ de agua, esta mezcla podrás usarla cuantas veces quieras.

Agarra un pedazo de algodón y frótalo con tus dientes como si los estuvieras puliendo luego de haberte aplicado la anterior mezcla, al final de estos pasos ingiere enjuague bucal y realiza gárgaras, luego de esta mezcla puedes realizarla antes de dormir.

Al finalizar el anterior paso debes utilizar un hilo dental siempre cada vez que te vayas a cepillar, no olvides que esto es uno de los pasos primordiales para que mantengamos una buena dentadura, y logremos una sonrisa blanca sin ningún residuo, ni piedras que se vayan guardando, sucede más a menudo cuando no nos cepillamos después de cada comida y nos descuidamos de una manera que no nos damos cuenta el daño que nos estamos haciendo.

Los ingredientes son los que debes tener en tu hogar, son los primordiales a la hora de asearnos, necesitarás: sal, bicarbonato de sodio, una taza de vidrio, enjuague bucal, agua, tu cepillo de dientes de uso normal, agua oxigenada, un pedazo de algodón.

El procedimiento es el siguiente: en una taza agrega ½ bicarbonato de sodio y ½ de sal junto con el agua, agarra tu cepillo de dientes y sumérgelo hasta que humedezca entero, cepíllate con fuerza hasta que vayas sintiendo que toda la suciedad se va aflojando.

También puedes utilizar la siguiente mezcla, ½ de agua oxigenada junto con ½ de agua, esta mezcla podrás usarla cuantas veces quieras.

Agarra un pedazo de algodón y frótalo con tus dientes como si los estuvieras puliendo luego de haberte aplicado la anterior mezcla, al final de estos pasos ingiere enjuague bucal y realiza gárgaras, luego de esta mezcla puedes realizarla antes de dormir.

Al finalizar el anterior paso debes utilizar un hilo dental siempre cada vez que te vayas a cepillar, no olvides que esto es uno de los pasos primordiales para que mantengamos una buena dentadura, y logremos una sonrisa blanca sin ningún residuo, ni piedras que se vayan guardando, sucede más a menudo cuando no nos cepillamos después de cada comida y nos descuidamos de una manera que no nos damos cuenta el daño que nos estamos haciendo.

About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply