El asesino que se encuentra escondido en casa y causa miles de muertes al año

El monóxido de carbono es un asesino invisible muy conocido. Sin embargo, existe otro gas menos conocido que mata 27 veces más personas, causando la muerte de 1.100 personas al año, sólo en el Reino Unido. Peor aún, podría estar infiltrado en tu casa.

El radón es un gas radiactivo inodoro, incoloro que está presente de forma natural en la mayor parte de varios países alrededor de todo el mundo. Se emite en diferentes cantidades o concentraciones de elementos radiactivos, por ejemplo uranio, que están presentes naturalmente en rocas y suelos.

Estudios epidemiológicos de la salud de mineros llevadas a cabo por el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos durante los años 1950 y 1960 establecieron un vínculo entre mayores concentraciones de radón y la incidencia de cáncer de pulmón. Dado que el radón se emite desde el suelo, se diluye rápidamente en la atmósfera en concentraciones relativamente inofensivas. Pero en espacios reducidos y sin ventilación en los edificios, en los sótanos y en las minas subterráneas, los niveles de concentración pueden llegar a ser altamente peligrosos.

Durmiendo con el asesino más peligroso

Basados en investigaciones actuales, se estima que solamente en el Reino Unido 1.100 muertes son causadas por cáncer de pulmón al año, como resultado directo de la exposición a altas concentraciones de radón. Un número considerablemente mayor, si se compara con las muertes causadas por el amianto.

Los niveles de concentración de radón dentro de los edificios varían sustancialmente y son influenciados por un número de factores. Así que la ubicación de tu oficina y la ventilación podrían tener mucho que ver.

Existe áreas en las grandes urbes del mundo donde los niveles de concentración son mucho más altas debido a la naturaleza de la roca madre subyacente.

¿Entonces qué puedes hacer?

radon-1-1024x864

Las agencias de salud pública a nivel mundial aseguran que aunque el radón en sí no puede ser muy perjudicial; la cercanía a grandes concentraciones de éste y la falta de ventilación pueden hacer la diferencia. Así que las personas que tienen habitaciones en los sótanos, definitivamente deberían tener ductos de ventilación.

Si no se vive en el sótano, por lo menos deberías procurar tener la ventana abierta durante lapsos extensos de tiempo a lo largo del día.

El principal problema radica en que al ser un gas invisible e indetectable para un simple humano; muchas personas pasan por alto su nivel de peligrosidad y piensan que solamente las personas que viven en países subdesarrollados pueden verse afectadas. Pero el radón es un gas que no discrimina clase social y no sólo puede afectar la salud de alguien, sino de que de hecho está matando a miles de personas anualmente a nivel mundial.

Así que si eres de las personas que no abre su ventana nunca; deberías al menos abrirla un par de horas al día, para por lo menos evitarte morir de cáncer de pulmón, a causa de este gas invisible.

 

About these ads
About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply