Abren el primer banco de caca del mundo

Un grupo de investigadores holandeses abrieron ahora el primer “banco de caca” del país, para el tratamiento de personas con infecciones intestinales crónicas.

“Nuestro banco ayudará a brindar a los médicos y hospitales el acceso a trasplantes de materia fecal”, afirmó Ed Kuijper, profesor de microbiología en la Universidad de Leiden.

El objetivo del Netherlands Donor Feces Bank (NDFB) será recoger, almacenar y distribuir las heces necesarias para ayudar con este tipo de trasplantes.

“A menudo esta es la única solución para las personas que sufren de infecciones intestinales crónicas y, en particular ‘Clostridium difficile (CD)’, una bacteria que puede desarrollarse en pacientes, sobre todo luego de tratamiento prolongados y complejos con antibióticos”, aseguró Kuijper.

“Ciertos antibióticos destruyen la flora intestinal, que permite que las bacterias se desarrollen y expandan”, explicó.

“Los trasplantes de materia fecal permiten a las bacterias saludables ser nuevamente ubicadas en el cuerpo, para extenderse en los intestinos y recrear la flora sana en las tripas.”

Existen alrededor de 3.000 personas diagnosticadas con CD anualmente en los Países Bajos, y un cinco por ciento de los casos se vuelven crónicas. Cada mes se llevan a cabo tres o cuatro trasplantes de material fecal en el país.

En algunos casos, tales infecciones pueden ser fatales luego de la activarse mediante una diarrea severa, inflamación del colon, e incluso perforaciones intestinales.

Los donantes deben estar “en buen estado de salud, ni demasiado gordos o demasiado delgados y deben tener buena flora intestinal”, dijo Kuijper.

A diferencia de Estados Unidos, donde los dos primeros bancos de heces se abrieron el año pasado, las donaciones no son pagas. Las donaciones se recogen en el lugar, y el donante permanece en el anonimato.

Se espera que el “banco de caca” también ayude con la investigación de otras enfermedades, y pueda ser adaptado para otras condiciones como la enfermedad de Crohn debilitante.

“Las donaciones de heces no son tan aceptadas como las donaciones de sangre,” reconoció Kuipjer.

“Pero yo creo que es una cuestión de lo que la gente está acostumbrada, y los donantes pueden ofrecer la posibilidad de un tratamiento seguro para los pacientes que sufren una enfermedad complicada.”

Te puede interesar

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply