3 tips para afinar tu cara con maquillaje

El maquillaje puede convertirse en tu mejor amigo y aliado a la hora de afilar tus facciones

Con una buena técnica de maquillaje puedes lograr todo lo que te propongas, incluso afilar tus facciones. Para las que tenemos una cara redonda o con pómulos pronunciados, existen 3 tips ‘infalibles’ para adelgazar nuestras facciones.

1. Base y maquillaje ¡Son básicos!

Lo primero que debes hacer antes de empezar con tu maquillaje es limpiar a profundidad tu rostro y humectarlo. Un rostro suave permitirá que el maquillaje se adhiera de maravilla y no queden residuos flotando por ahí; además de que lo hará ver más natural.

Aplica la base que desees y posteriormente un tono más oscuro en toda la zona que forma el contorno del rostro (también hazlo en nariz y mentón). Para que no se queden las manchas marcadas, difumina el maquillaje con una brochita especial para polvo o base, también una esponjita limpia servirá.

Una vez difuminado el rostro, coloca un maquillaje un tono más claro de tu piel en la parte de los pómulos. ¡Aguas! Tiene que ser en la parte superior del pómulo, pues la inferior es la que está maquillada con el tono más oscuro para contornear tu rostro. También aplica este tono más claro en tu tabique nasal, en la barbilla y donde necesites más luz.

Recuerda que todo es un juego de luz y sombra. ¡Vuélvete una experta en el tema! Por ejemplo, sobre el tono oscuro (bien difuminado) puedes añadir un poco de rubor, así el contraste de tonos será mayor.

2. No abuses del corrector

Puedes iluminar con un buen corrector las áreas que desees, e incluso es excelente para disimular esas pequeñas imperfecciones, granitos, cicatrices, ojeras. Pero ¡no exageres! Se nota instantáneamente cuando alguien se embadurna de corrector toda la cara. Si lo haces, lo más seguro es que consigas el efecto contrario al que estás buscando, que en este caso es adelgazar y perfilar.

Si vas a usar corrector, ayúdate con un pincel y difumina con la yema de tus dedos.

3. La mirada adecuada

Aunque no lo creas, mucho de que tu cara se vea más estilizada dependerá de los ojos. Y es que la mirada es el centro de atención de todo tu rostro. ¡Es tu carta de presentación! Si abusas del negro, achicarás tus ojos y, por consecuencia, todo lo demás se verá más ancho.

Si tu cara es redonda, maquilla tus ojos de forma ahumada. Los colores dorados o mates te quedarán como anillo al dedo. También puedes abrir más tu ojo delineando por dentro con blanco. El rímel también tiene un papel muy importante. Aquí sí puedes aplicar más capas que las comunes (pero sin grumos) para que levanten tu mirada.

Te puede interesar

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply