10 síntomas que indican que tu hígado está fallando y la mayoria los ignora

El hígado es un órgano del cuerpo bastante importante y sin embargo muchas veces olvidado por distintas razones.

El hígado es entre muchas otras cosas el encargado de filtrar las toxinas y las grasas de los alimentos que comemos del cuerpo, sin él, nuestro estomago tendría que pasar mucho más trabajo en más de un sentido.

Por lo general el hígado tiende a dañarse cuando comemos demasiadas grasas o alimentos poco saludables, ya que como todo filtro, el hígado tiene un límite y por ello debemos intentar mantenernos saludables, de todos modos el día de hoy te daremos algunos síntomas los cuales indican que podemos tener problemas con nuestro hígado para así evitar problemas mayores.

Los síntomas que indican peligro en tu hígado
El color rojo

Cuando empezamos a tener nuestros ojos de un color rojo, nuestra piel, nuestra punta de los dedos o en el peor de los casos la piel amarillenta, quiere decir que podemos tener un alto índice de bilirrubina en nuestra sangre, esto es causa de un hígado dañado.

Los síntomas que indican peligro en tu hígado

El color rojo

Cuando empezamos a tener nuestros ojos de un color rojo, nuestra piel, nuestra punta de los dedos o en el peor de los casos la piel amarillenta, quiere decir que podemos tener un alto índice de bilirrubina en nuestra sangre, esto es causa de un hígado dañado.

Problemas de digestión

Si no has consumido algo particularmente pesado pero tienes problemas para digerir tus alimentos, tal vez tu hígado no está funcionando bien.

Problemas de Evacuación

Si tienes problemas para evacuar o por el contrario presentas una diarrea sin razón alguna, es causa del hígado.

Dolor en el abdomen

Un dolor esta área sin explicación puede ser debido al hígado.

Estomago molesto

Esto quiere decir que si tu estómago empieza a rechazar comías que usualmente antes no rechazaba.

Cambios en el color de la orina

Quiere decir que el hígado no está filtrando bien las toxinas.

Retención de Líquidos

Si consumes suficiente agua y no eliminas la retención de líquidos, puede que sea por tu hígado.

Pérdida de apetito

Si padeces de pérdidas de apetito de forma esporádica es probable que tu hígado esté combatiendo más de lo que puede, afectando a tu estómago.

Fatiga y debilidad

Si de forma esporádica empiezas a sufrir de fatiga y debilidad puede que tu hígado no esté absorbiendo bien los nutrientes.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amistades.

About these ads

Comments

Be the first to comment

Leave a Reply